Sandra's Dossier

Soy yo?

Posted in Personal by Sandra on agosto 3, 2007

¿Como reaccionas ante un coqueteo? ¿Te pones nervios@? ¿Evades la situación? ¿O simplemente sigues el juego? Hace dos semanas no le daba mucha importancia a esta palabra hasta que me toco ser el blanco de un coqueteo y me hizo temblar.

Era un día cualquiera, iba camino al trabajo. ¿Quien no contesta el saludo de un extraño en la calle? Entiendase por saludo una mueca agradable o una sonrisa, tampoco me voy a detener a darle un fuerte abrazo, esos solo los reservo para los amigos. Pero bueno, volviendo al tema, iba camino al trabajo y a lo lejos vi venir una mujer en dirección opuesta a la mía. Cuando nos encontrábamos a escasos diez metros de distancia, sentí que su mirada se posaba en mi y era demasiado insistente, asi que la mire a los ojos y ella me sonrió a lo que yo conteste de la misma forma, pero ahí no terminó todo, en el momento en que ella terminaba su sonrisa y yo comenzaba la mía, me guiño un ojo y me lanzo un beso, me dejo helada.

Ese mismo día recordé que años atrás, cuando cursaba el Bachillerato, una muy buena amiga me invito a uno de esos lugares donde suelen reunirse única y exclusivamente los homosexuales. Mi amiga es lesbiana. En aquella ocasión acepté la invitación por pura y simple morbosidad, queria saber como eran esos lugares, que ofrecian y sobre todo lo que se podia ver. Al llegar al lugar me percaté que no diferenciaba en gran cosa a los lugares en que encontrabas gente hetero. Recuerdo que en cierta forma me desilusione, no había libertinaje o escenas recreadas al estilo Calígula, era un antro común y corriente, con la diferencia de que ahí, los homosexuales se sentían más libres de expresar sus sentimientos a esa persona amada.

Ya entrada la noche y después de haber entablado plática con unas niñas (que a mi amiga le habían gustado), una de ellas me pidió la acompañase al baño y yo acepté, pues es normal acompañarse entre mujeres. Al llegar a los sanitarios ella se me abalanzó y, como película en cámara rápida, me beso, lo cual me dejo completamente paralizada por unos minutos. Cuando salí del shock, con mucha pena le pedí, le exigí no lo hiciera, le deje en claro mis preferencias sexuales y la deje ahí, parada, con la cara llena de culpa, pena o confusión y me retire a la mesa.

Ahora recuerdo que esa experiencia, no me causo mucho impactó, de hecho lo recordaba como algo loco que me había sucedido y nada mas, pero ahora me cuestiono ¿que es lo que habrá orillado a esa niña del bar y a la niña de la acera a coquetearme tan abiertamente? ¿será que yo les envié señales sin darme cuenta?

Nunca en mi vida me he propuesto coquetearle a nadie, de hecho cuando alguien me gusta, me chiveo, me pongo de mil colores y las palabras no me salen. ¿Que acaso hasta cuando eres amable se mal entiende?

Anuncios
Tagged with: , , ,

9 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. natanzuelo said, on agosto 3, 2007 at 8:23 pm

    Sandra, todo esto es veridico?

  2. Pal said, on agosto 4, 2007 at 6:13 am

    Juajajaja este post me recuerda el de amc, el de Adriana.. .mira si hubiese sido un hombre no te habrías preocupado más del asunto… o tal vez sea que las mujeres siempre pensamos que parte de “culpa” tenemos? … y lo del baño, me recordó una vez que me acosté en la misma cama que un (estupido) de la uni y se creyó que algo tenía que pasar… y me argumentaba que había que ser relajados! yo TUVE que decirle que ese no era el problema sino que el no me movia ni media pestaña… el roncó toda la noche y yo no pude dormir… y al día siguiente teníamos exámen de química analítica y cuantitativa (o algo peor que no recuerdo…).
    Frescos hay de todos los colores y sabores. Si solo te pasó dos veces en la vida: OLVÌDATE!

    beso (sin lengua 😉 )

  3. Aliz said, on agosto 5, 2007 at 1:23 pm

    A mi me pasó algo parecido en el baño de un bar y tb me regalaron una rosa una chica en un boliche…
    La verddad q a veces soy medio ganza con lo del coqueteo y tardo en darme cuenta…
    Saluditos =)

  4. Sandra said, on agosto 6, 2007 at 10:37 am

    Natan:
    Sí, es verdad, ¿te suena increíble? creeme que me gustaría que fuera mentira 😦

    Pal:
    Tienes razón, las mujeres siempre nos cuestionamos que parte de culpa tenemos en muchos aspectos de nuestra vida, dejaríamos de ser mujeres… 😆 Ya estoy haciendo memoria nuevamente, buscando en mis recuerdos si es que hay mas experiencias de este tipo 🙄 espero que no…

    Aliz:
    Yo también soy media muuuuuuuuy lenta para darme cuenta de que me coquetean… necesitan ser muy obvios para que agarre la onda 😆 Jamas he coqueteado, o no!!! o será que soy coqueta natural (rebasando lo normal.. que es lo normal??) y ni cuenta me doy de eso 😐 ??

  5. AMC said, on agosto 6, 2007 at 1:31 pm

    Juajajajaja, a mi me hiciste recordar que hace muchos años, cuando yo tenía unos 21 (tengo 39), en un restaurante de “pipa y guante”, donde todos estaban muy seriecitos y comiendo al compás de los violines, cuando fui al baño, al abrir la puerta, lo primero que vi fue a dos chavitas (de unos 18 años) en plena “acción”, pero lo más gracioso es que todas las que entrábamos y salíamos del baño parecíamos invisibles ante ellas, que ni se inmutaron con las interrupciones. Coincido con Pal: OLVIDATE, esto quedará para que más adelante te rías con muuuuuchas ganas. ; )

  6. natanzuelo said, on agosto 6, 2007 at 5:58 pm

    No me voy a cansar de decirme que escribis muy lindo 😀

    Asi que te coqueteo una mujer… yo quiero que me coquetee una ehh!

    Saludos!

  7. Val said, on agosto 7, 2007 at 6:31 pm

    Que arriesgada la niña! minimo que hubiese averiguado algo más de ti, ella se habria ahorrado la pena y tu tendrías un “recuerdo” menos jajaja…

    Yo no creo haber coqueteado mucho en mi vida y cuando me coquetean soy leeeeeeeeeeeeeenta!!! no me doy cuenta jamas! doy rabia! jajajaja… menos mal que han perserverado conmigo, o sino, me quedo sin historias q contar

    Saludines!

  8. M.O said, on septiembre 1, 2007 at 11:55 am

    Saludos, que lindo e interesante tu blog.

    Por cierto no eran tres, mínimo cuatro, en el otro cuento.

  9. JPNavarro said, on noviembre 5, 2007 at 11:17 am

    jajaja que bueno, esta frase es cojonuda ” Recuerdo que en cierta forma me desilusione, no había libertinaje o escenas recreadas al estilo Calígula”.
    Saludoss y abrazoss


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: