Sandra's Dossier

I. Soledad

Posted in Historias by Sandra on junio 14, 2007

arrepentimiento.jpgSoledad construye castillos en el aire y despierta solo cuando se encuentra nuevamente sola. Soledad oye blues y todos sus días terminan nublados. No frecuenta a sus amigas, no cree en la fidelidad, pero sueña con ella, y ese aire de inocencia con el que todos nacemos, ha casi desaparecido dejando delgados relictos. No se considera del todo desconfiada, aún se deja llevar a mundos fantásticos y la mayoría de esas aventuras, terminan con sabor amargo y dejando una bizarra lección.

Hoy, Soledad viajaba en metro. Dos estaciones la hicieron despegar los pies del suelo. Subió él al vagón y su día comenzó. Cruzaron miradas, sonrisas tímidas y coincidieron al bajar. Mismo día, misma hora, misma estación -¿Tal vez estoy de suerte?- pensó.

Soledad le siguió con la mirada, le siguió el paso. Caminaron por la acera y ella no perdía detalle alguno sobre él; su estilo al caminar, al cruzar las calles, el cabello sin peinar, el movimiento de sus manos encaminando un cigarrillo a sus labios y la graciosa mueca que le seguía al exhalar. Soledad rogó para que coincidiera aún más en algún punto; una tienda, una esquina, un lugar para concretar. De pronto, él se detuvo y miro atrás. Ella se quedo helada por unos instantes sin dejar de caminar. ¿Su deseo se había cumplido?

Él miró atrás para verificar la calle en la que se encontraba. No se percato de aquella mujer con la que minutos antes había tenido contacto visual. La mirada era perdida, esa mirada lo delato. En su pensamiento solo existía una duda. Soledad se percato de esa oportunidad, era la ocasión para abordarlo. Se acerco a él, lo miro directo a los ojos y justo cuando él se disponía a hablar con la mujer que para entonces ya había reconocido, ella dio vuelta a la esquina para continuar su camino.

Soledad estaba asustada, su corazón latía y las piernas le temblaban. Su cobardía no le permitió siquiera voltear…

Anuncios
Tagged with: , ,

10 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. dianalaura said, on junio 14, 2007 at 4:03 pm

    Amiiiiga!!

    Esa Soledad se me hace conocida….será que en alguna ocación coincidi con ella en el metro?…No lo sé. Me alegra que te arriesgues más escribiendo, este es un paso muy grande en tu blog, es diferente, refrescante, aunque a Soledad le falta arriesgarse más, darnos más emotividad, más misterio.

    Espero que sigas escribiendo amiga, más ahora que tienes tantas cosas en que inspirarte.

  2. Carolina said, on junio 14, 2007 at 4:32 pm

    Sandra:

    Muy bien, Soledad nos tiene en suspenso, ya que existe incertidumbre y eso le da muy buen sabor a la lectura.
    Bye.
    Carolina

  3. L.na said, on junio 15, 2007 at 3:14 pm

    Ooooye muy interesante la historia de Soledad…somos tantos y luego en el metro….cantidad de historias que hay cada una de las personas….y cantidad por ende, de posibilidades para entrelazar historias con diferentes personas. Me gustó mucho….me hizo pensar en algo que ya antes me habían preguntado ¿En donde estaríamos si no tuvieramos miedo?….pero también me queda en mente que cuando uno se quiere aventar a hacer cosas que tal vez no van mucho con nuestra personalidad…pues vienen las lecciones bizarras de Soledad.

    Ten por seguro que mucha gente se identifica con tus readings!!!

    Salu2 y sigo conociendo más de lo que escribes!

  4. PabloAM said, on junio 19, 2007 at 6:06 pm

    Soledad… Soledad… Soledad.
    Excelente historia.
    Cada persona tiene algo que contar, no solo en el metro, en todos lados, creo yo.
    Hasta la próxima. 😀

  5. natanzuelo said, on junio 22, 2007 at 11:46 am

    Que bueno che!
    Tenes sin duda una excelente capacidad para escribir… quiero seguir leyendote 😀

    Gracias por tus amistosas visitas.

    Saludos!

    Nos leemos!

  6. Val said, on junio 23, 2007 at 6:21 pm

    Me encantó la historia de Soledad…. por momentos me pude reflejar en ella…

    Tienes un muy buen estilo para escribir, te seguiré visitando…

    Saludos!

  7. Sandra said, on junio 25, 2007 at 12:40 pm

    Aqui nomas probando estas caritas 😀
    :mrgreen: 😐 😈 😯 🙂 😕 😎 👿 😀 😳 😛 🙄 😉 😥 😮 😆 😡 😦

  8. Pal said, on julio 3, 2007 at 12:35 am

    Ah! aquí está la primera parte… muy buena. Me gustó. Esta Soledad esta al final de los 20 o al inicio de los 30 años… todavía es natural para ella que los hombres la miren, y todavía confía en el destino.

    (Oye, leíste a Doris Dörrie? tiene un cuento que se llama “qué quiere ud. de mi?” y es el de una Soledad con 15 o 20 años más… )

  9. Sandra said, on julio 3, 2007 at 10:07 am

    Pal:

    Antes que nada, muchas gracias por tu visita. Con respecto al cuento, no lo he leído por desgracia, pero ya tome nota para hacerlo. Recibirás pronto mis impresiones de dicha obra.

    Saludos

  10. MAR said, on enero 25, 2008 at 11:27 am

    deseo decirles que la vida tine dias tristes y dias malos pero lo que nos hace diferente eso lo dejo a ti


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: